lunes, 12 de noviembre de 2018

LEISURE SUIT LARRY WET DREAMS DON'T DRY | OPINIÓN




El objetivo en los 9 títulos de ésta saga es el mismo: practicar el coito(?. Una temática un poco delicada para la actualidad, donde todo debe ser políticamente correcto👩‍⚖️.
Es por eso que hubo que ablandar la situación: No romantizaron el hecho de "encarar a una mina para cogérsela"; sino que dejaron en claro que todas las mujeres querían algo a cambio de nudes o algo más🎉
Además, pese a que en títulos anteriores se toca la trans y homosexualidad, se hizo por el lado de la humorada. Ahora toma notoriedad y naturalidad👌.
Por último, si bien se sigue un modelo estandarizado de cuerpo femenino (como hablé en el posteo anterior), noté cierta variedad en ese sentido también.
.
Para que todo ésto tome forma, Larry usa "Timber". Una aplicación parodia de Tinder📱. Hay varias referencias a marcas, personajes de juegos, cantantes y personalidades de la actualidad.
Es que Crazy Bunch se las ingenió para que la aventura corra en éste año 2018, con toda la modernidad que eso le representa a Larry. Con un buen diseño de arte y gráficos. Nada de pelotudeces 3D que tanto mal le hacen a las aventuras de origen retro 🙄 (Hola Telltale Games).
.
Aunque algunos puzzles rocen lo ilógico (y es verdad que me trabé en dos o tres momentos😅), la mayoría son sencillos, por ahí demasiado. Sin embargo son entretenidos. Así que aunque aporte a la fluidez en el progreso de la aventura, se vuelve un poco predecible. Es una de las contras del título, sumado a que al momento, no tiene subtítulos al español💬.
.
Se nota que hay un esmero en pulir todo el mundo de Larry no solo para adaptarlo a la actualidad, sino también para adaptar la actualidad a él. Recordemos que éste juego nació en 1987 gracias a Al Lowe. No es lo mismo encarar la temática del sexo en ese época, que en ésta. Y no es lo mismo un Larry ochentero en 16 colores, que con la tecnología actual para su desarrollo y para la aventura en sí.
Sin embargo sigue siendo un point and click con todas las letras, y la esencia tras veintiún años, sigue intacta. Crazy Bunch aceptó el desafío, y lo superó muy bien